Charlas 2014

Contacto: Dr. D'Angelo, Cristian cdangelo (en) exa unicen edu ar

Miércoles 2 de Julio de 2014 - 14.30 horas - Lugar: IFAS - Instituto de Física Arroyo Seco, Fac. Cs. Exactas, Campus Universitario-Tandil
Dr. Rafael Gratton, Astrónomo e investigador del INAF (Istituto Nazionale di Astrofisica, Italia).

Paradoja de Fermi: Planetas extrasolares
¿Hay vida fuera de la Tierra? Y si hay muchas civilizaciones en la Galaxia, ¿Por qué no han aparecido aquí en la Tierra? Son estas preguntas fundamentales de la investigación científica del siglo XXI. Durante los últimos años se han logrado notables progresos en el intento de dar respuestas a estas preguntas y ha surgido una nueva rama de la ciencia, la exo-biología. El Dr. Rafael Gratton (Istituto Nazionale di Astrofisica, Italia) describirá los progresos en este campo realizados desde la astronomía.
Viernes 21 de Marzo de 2014 - 14.30 horas - Lugar: IFAS - Instituto de Física Arroyo Seco, Fac. Cs. Exactas, Campus Universitario-Tandil
Dr. Manuel Calvo-Rathert, Profesor Titular de la Universidad de Burgos (España).

Investigaciones Paleomagnéticas y de Paleointensidad en Georgia (Cáucaso)
Se presentan resultados de investigaciones de magnetismo de las rocas, paleomagnetismo y paleointensidad llevadas a cabo durante los últimos años en secuencias de coladas volcánicas y sedimentos de origen volcanogenético de edad Pleistocena y Pliocena de la República de Georgia en el Cáucaso. Los trabajos realizados se han desarrollado principalmente en muestras provenientes de la meseta de Djavakheti y han estado dirigidos sobre todo al estudio de las variaciones del campo magnético terrestre pero también al arqueomagnetismo.
Viernes 11 de Abril de 2014 - 14.30 horas - Lugar: IFAS - Instituto de Física Arroyo Seco, Fac. Cs. Exactas, Campus Universitario-Tandil
Dr. Héctor Ranea Sandoval, Profesor Titular de la Fac. de Cs. Exactas, UNCPBA e investigador del CONICET.

Historia conjunta de los relojes y la óptica. Las reglas ópticas que midieron el tiempo.
¡No tire su reloj! Estamos de acuerdo que atrasa un poco. ¡Qué va a hacer, todos los relojes lo hacen! (Mentira: algunos adelantan). ¿Qué pueden ser unos quince segundos por mes? ¿Perdió, acaso, el tren de las 8 AM? ¡Tome el primero después del de las 9:09, amigo o amiga! No vaya a tirar el reloj en el momento en que le diga que hay relojes atómicos para usar como pulsera (todavía son feos, pesados y caros) que podrían perder un segundo cada mil años. Y eso no es nada, porque esa pérdida de tiempo podría ser una enormidad frente a los nuevos relojes basados en peines de frecuencia (que no se usan en el bolsillo de la dama ni en la mochila de los caballeros) que podrían perder un segundo en 11,5 billones de años (por favor, entenderlos a nuestra manera). No tire su reloj, sobre todo porque nadie le garantiza que pueda vivir esa bocha de años. Imagínese. En cambio, sugiero que le mire con cariño, ya que con los relojes Peter Heinlein (los famosos "huevos de Nuremberg" [que no eran huevos, se lo adelanto]) hubiera perdido hasta el apetito si no los corregía con el de la iglesia más cercana a su domicilio, que tampoco era una garantía porque si se olvidaban de calibrarlo con el sol acostaban a las gallinas a la madrugada en pocos días. Así que, lo repito: ¡No tire su reloj! Y... ¿por qué le habré puesto un título con la luz? ¡Ah, sí! Están los relojes de Sol, las estrellitas, las cabritas, los láseres. Y eso. Para terminar, podemos hablar del tiempo, si nos dejó algo de sí.
Viernes 9 de Mayo de 2014 - 14.30 horas - Lugar: IFAS - Instituto de Física Arroyo Seco, Fac. Cs. Exactas, Campus Universitario-Tandil
Licenciados Héctor Garcia y Nicolás Carbone, estudiantes del doctorado en Física de la Fac. de Cs. Exactas (UNCPBA) y becarios CONICET.

Un fantoma contento es una medición exitosa
La Óptica de Medios Turbios nos dice qué pasa con la luz dentro de una sustancia "turbia", valga la redundancia. Este tipo de sustancias, además de absorber la luz, la dispersa, impidiendo que se propague en línea recta. La forma en que esto sucede constituye información esencial para entender de qué está hecho el medio en cuestión, si posee estructuras internas, cómo se componen esas estructuras, etc. Pero estudiar un medio turbio en sí mismo, porque sí, no tiene mucha gracia. ¿Cuál es el motivo, entonces? Resulta que muchos tejidos biológicos (que pueden pensarse como medios constitutivamente muy complejos) se comportan, a grandes rasgos, como si fueran medios turbios (que son estructuralmente mucho más fáciles de entender). Gracias a esto es posible desarrollar técnicas como la Tomografía y la Topografía Óptica, el monitoreo funcional del flujo sanguíneo en órganos como el cerebro, etc., que buscan complementar a los métodos más convencionales (como la Tomografía Computada, Resonancia Magnética, Rayos X, Ecografía), dado que trabajan de forma inocua (pues la luz, a diferencia de los rayos X, es inofensiva), no invasiva (no es necesario operar al paciente para saber qué tiene adentro), y usando equipamiento portátil y económico. Todo esto está muy lindo, pero antes de aplicarlo directamente en humanos es necesario hacer los ajustes finos en el laboratorio. Para ello fabricamos cosas que llamamos "fantomas", que son básicamente sustancias turbias que tienen propiedades ópticas similares a las de los tejidos biológicos. Los fantomas nos permiten, pues, probar nuestras teorías y nuestros métodos numéricos, corregir lo que sea necesario y, si todo anda bien, hacer pruebas en seres vivos. Lo anteriormente expuesto será debidamente tratado junto con las alocadas aventuras de dos becarios doctorales que, en el marco de encontrar buen puerto para sus respectivas tesis de posgrado, se animaron a naufragar en las europeas calles de Berlín (y alrededores).